SaludUncategorised

Lo que debemos conocer sobre las vacunas contra COVID-19

Dra. Nancy Virginia Sandoval Paiz
Especialista en Medicina Interna-MSc.
Enfermedades Infecciosas
Máster Internacional en
Enfermedades Parasitarias Tropicales


Importancia de las vacunas COVID-19

La vacunación es una de las intervenciones de salud más exitosas a nivel mundial, es reconocida como una acción clave de salud pública que salva vidas y previene enfermedades que pueden afectar severamente la calidad de vida de las personas.

El acceso a las vacunas debe ser equitativo y como se trata de una necesaria estrategia para el control de la pandemia se deben redoblar esfuerzos para acercar a la población a informar de la seguridad de las vacunas contra COVID-19, que pueda aclararles y permitirles vacunarse de manera informada y segura.

Sabemos que la vacunación permite una inmunidad colectiva y es una valiosa forma de control de esta pandemia por COVID-19 que ha causado tanta enfermedad y muerte; gran parte de la atención y esfuerzos de la ciencia se ha centrado en conseguir estas vacunas seguras de forma acelerada y empezar a utilizarlas masivamente a nivel mundial.

Guatemala forma parte de COVAX, que es una iniciativa de colaboración mundial para acelerar el desarrollo y la producción de pruebas, tratamientos y vacunas contra COVID-19 y garantizar el acceso equitativo a ellos. COVAX está codirigido por la Alianza Gavi para las Vacunas (Gavi), la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). COVAX tiene como principal objetivo acelerar el desarrollo y la fabricación de vacunas contra COVID-19 y garantizar un acceso justo y equitativo a ellas para todos los países del mundo.

Para conseguir inmunidad colectiva contra COVID-19 hay dos caminos: uno son las vacunas y la otra es la infección.  Se calcula que para que exista inmunidad colectiva o que nos proteja como comunidad debería haber un 70 % de la población con defensas contra COVID-19 (ya sea recuperados de haber tenido la enfermedad y/o vacunados) para detener la epidemia. En Guatemala no tenemos datos de la seroprevalencia o mediciones de porcentajes de cuántas personas cuentan con anticuerpos contra COVID-19 generados tras infección, por ello debemos conseguir altas tasas de vacunación por arriba del 70%.

¿Las vacunas contra COVID-19 han cumplido las fases de investigación necesarias para su uso?

Una de las preguntas más frecuentes y que genera a la población algunas dudas es ¿En qué fase de investigación salieron las vacunas disponibles al mercado? ¿Cumplieron con todas las fases debidas o aún están pendientes?

Me gustaría enfatizar cómo los avances científicos han permitido acelerar la velocidad a la que se han diseñado, fabricado y administrado las primeras vacunas contra COVID-19 y ha sorprendido tanto que puede causar escepticismo sobre si son seguras.

Para resumir y responder esta interrogante, SI se han cumplido con todos los protocolos y las fases habituales en estos procedimientos y los resultados de los ensayos clínicos; los cuales son públicos y se pueden consultar.

medico

En varias fuentes se identifican las principales razones por las que estas vacunas se han desarrollado más rápido que otras y acá citadas las que me parecen más relevantes:

  • Existe gran cantidad de información desde el 2002 y 2012 sobre virus similares al virus de COVID-19 así como su estructura genética o el papel de las proteínas comunes de los coronavirus; por ejemplo SARS-CoV-1 y MERS-CoV.
  • Se están usando prototipos de vacunas preexistentes. Por ejemplo, las vacunas de Oxford y la de Johnson & Johnson están basadas en adenovirus como vector viral y que se han usado ya en otras vacunas, por ejemplo, en la del virus Ébola.
  • Hay solapamiento de las fases clínicas. Se han realizado estudios en paralelo de fase 1 y fase 2 para conocer, entre otras cosas, la dosis ideal de la vacuna y el tiempo que dura la memoria inmunitaria en los voluntarios.
  • Hay solapamiento de las fases clínicas. Se han realizado estudios en paralelo de fase 1 y fase 2 para conocer, entre otras cosas, la dosis ideal de la vacuna y el tiempo que dura la memoria inmunitaria en los voluntarios.
  • Se ha comenzado la fabricación a gran escala de millones de dosis antes de tener la aprobación de las agencias reguladoras.
  • Se ha realizado una inversión económica sin precedentes tanto de instituciones públicas como privadas.
  • Ha sido fácil conseguir miles de ciudadanos voluntarios, dada la morbimortalidad de la pandemia.

Es importante invitar a los lectores a realizar reflexión respecto a la importancia de informarse con fuentes confiables y seguras, para que no caigamos en desinformación o en información falsa que suele circular y puede generar dudas o indecisión, ya que va en detrimento del éxito de la estrategia de vacunación que tan necesaria se hace para el control de la pandemia.

Las vacunas actualmente disponibles contra COVID-19 ¿Son confiables?

A marzo del 2021, hay varias vacunas contra COVID-19 autorizadas para su uso por algunas autoridades regulatorias nacionales. Además, la OMS también ha autorizado las vacunas de Pfizer/BioNTech, a dos versiones de AstraZenaca/Oxford – SKBio y el Serum Institute de la India – y a la vacuna de Jhonson.

¿Las vacunas contra COVID-19 son eficaces?

Las vacunas contra COVID-19 que han sido autorizadas hasta ahora para su uso de forma masiva en algunos países han sido evaluadas en ensayos clínicos, los cuales han proporcionado información sobre qué tan eficaces son en la prevención de la enfermedad. Los organismos regulatorios nacionales analizan estos datos para dar su autorización. La efectividad de las vacunas sigue siendo objeto de un estrecho seguimiento incluso después de haber sido introducidas en un país. Solo aquellas vacunas que han demostrado ser efectivas para prevenir la enfermedad son aprobadas para su uso en la población. Actualmente todas las vacunas que se administran de forma masiva son seguras y eficaces para prevenir enfermedad grave, hospitalización y muerte.

Respecto de los efectos secundarios

Hay amplia información de ellas y que se encuentran en notas de prensa, informes detallados y artículos publicados en revistas de prestigio que evidencian que son eficaces y seguras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas en general se describen con una tasa de 1,31 casos por millón de dosis de vacuna a una población grande y sin muertes relacionadas reportadas. Las reacciones alérgicas confirmadas a las vacunas no se atribuyen con frecuencia a los principios activos sino más bien a los ingredientes inactivos o excipientes (proteína de huevo, gelatina, formaldehído, timerosal, neomicina, polietilenoglicol (PEG) y polisorbato). Los excipientes son necesarios y se agregan a una vacuna para fines específicos como estimular una respuesta inmune más fuerte, prevenir la contaminación por bacterias o estabilizar la potencia de la vacuna durante el transporte y almacenamiento.

Las reacciones vasovagales son una causa bien conocida de hipotensión (baja presión arterial) y reacciones sincopales (desvanecimientos o desmayos) asociadas con inyecciones, incluidas vacunas. Las reacciones de pánico o ansiedad se presentan con síntomas que se hacen pasar por reacciones alérgicas como rubor, falta de aire o dificultad en la respiración, taquicardia y mareos. Obstrucción laríngea inducible y que puede enmascararse como anafilaxia con síntomas prominentes de acortamiento o dificultad para respirar y obstrucción de garganta con presencia de enrojecimiento.

Se han emitido recomendaciones adicionales, “que las personas que han tenido una reacción alérgica grave a alguna vacuna o terapia inyectable (intramuscular, intravenosa o subcutánea) discutan el riesgo de recibir la vacuna con sus médicos y sean monitoreados durante 30 minutos después de la administración de la vacuna”.

El riesgo de Trombosis al padecer COVID£19 que no requiere ingreso hospitalario es de 1%, en los pacientes con COVID-19 ingresados es de 5% y si el ingreso es en Unidad de Cuidados Intensivos el riesgo de trombosis asciende a 20-25%. El riesgo de trombosis con la Vacuna de AstraZeneca es de 0,0006% y de la Vacuna de Jhonson es de 0,00009%. Con la información que disponen en estos momentos, tanto la Organización Mundial de la Salud como la Agencia Europea del Medicamento mantienen que la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus presenta más beneficios que riesgos y recomiendan su uso.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) describen posibles efectos secundarios después de vacunarse contra COVID-19

  • El paciente tiene dolor
  • Enrojecimiento
  • Hinchazón
  • En el resto del cuerpo
    puede haber
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Las recomendaciones para reducir el dolor y las molestias donde recibió la vacuna contra COVID-19:
  • Aplique un paño limpio, frío y húmedo sobre el área
  • Use o ejercite su brazo.
  • Para reducir las molestias provocadas por la fiebre
  • Beba mucho líquido.
  • Use ropa liviana

Es importante recordar que los efectos secundarios después de la segunda dosis pueden ser más intensos que los que experimentó después de recibir la primera. Estos efectos secundarios son signos normales de que su organismo está generando protección y deberían desaparecer al cabo de unos días por lo que se insiste en completar el esquema de vacunación que hasta ahora es de dos dosis.

hombre cansado

Medidas de preveción luego de vacunarse contra COVID-19

La evidencia actual de todas las vacunas contra COVID-19 es sobre su eficacia para prevenir la enfermedad en los casos leves, moderados o graves, prevención de casos que pueden requerir hospitalización y/o muerte, pero esto no descarta que alguien vacunado pueda infectarse. Algunas personas podrían estar asintomáticos al momento de recibir la primera dosis de vacuna y también contagiar a los demás.

Debemos recordar que ninguna vacuna es 100% eficaz, por lo que hay que seguir utilizando mascarilla, manteniendo la distancia y lavándose las manos hasta que se consiga una inmunidad colectiva en al menos 70% de la población.

Estamos en un momento en el que hay que intensificar todas las medidas de protección, mientras se distribuyen las vacunas y se logre inmunizar a gran parte de la población; hay que tener en cuenta que cuanto más circule el coronavirus más posibilidades hay de que mute a una variante que responda peor a las vacunas.

Redaccion

Somos el equipo que realiza la redacción de los artículos publicados en Tu Salud y Bienestar. Deseamos que puedas disfrutar de nuestras publicaciones para que tu día a día sea diferente siempre. Te invitamos a formar parte de la comunidad y comentar en nuestros artículos, estamos ansiosos por conocer tu opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba