Salud

Creando la cultura del chequeo médico

Muy probablemente todos hemos escuchado a alguien decir: “no me chequeo porque el que busca encuentra”, o “los doctores siempre te encuentran algo malo”.   Los médicos hemos escuchado otra versión: “si yo estuviera bien, no habría venido al doctor…”.  Tal vez nosotros lo hemos dicho alguna vez…

Estas expresiones reflejan la idea de que si no me siento mal, debo estar bien, y para qué gastar tiempo y dinero.  Absoluta equivocación, ya que el chequeo médico tiene  muchos  beneficios, en dinero, y en calidad de vida.  En los primeros 2 o 3 días de una hospitalización en un Intensivo, gastaremos más que en 10 años de chequeos médicos anuales, la diferencia es, que podríamos perder alguna calidad de vida.

Tomamos la salud como algo dado, que no vamos a perder, e ignoramos lo implacable que es el proceso de envejecimiento y lo inevitable que será la enfermedad.  Vivimos muchos en la cultura del “no chequeo”, sin reconocer que padecer de enfermedad no es una lotería.  La padecerá quien tenga factores de riesgo y será peor para quien la detecte más tarde.  Desafortunadamente no todos los planes de seguro médico incluyen el chequeo médico, lo cual resulta en menor cultura de chequeo.

La prevención de enfermedad, es siempre de gran valor, ya que generalmente si es detectada tempranamente habrá más opciones, y es más probable que mantendremos una mejor calidad de vida.  La identificación de los factores de riesgo de enfermedad es vital, ya que SIEMPRE podemos evitar que avancen. No importa si ya tenemos colesterol o presión alta, siempre podemos evitar que nos lleve a enfermedad clínica y a perder funcionalidad.

No hay edad para empezar a chequearnos. Muchos jóvenes atletas se involucran en ejercicio competitivo y extenuante, sin haber recibido previamente la evaluación adecuada. Según la Asociación Americana del Corazón, ocurren más de 14 mil eventos cardiovasculares al año en atletas universitarios.  Mas del 90% de estos, podrían haber sido anticipados si se hubiera realizado un chequeo médico por un especialista.  Si llevamos un hábito de vida sedentario (hacemos ejercicio menos de 3 a 4 veces por semana de intensidad moderada) debemos chequearnos antes de ir a un gimnasio o involucrarnos en actividad física, no importando la edad.

El chequeo médico debe ser planificado y diseñado en base a los factores de riesgo individuales (edad, hábitos, factores de herencia), y debe usar la tecnología médica apropiada, para evitar gastar en exámenes que no aportan y de poco valor en la toma de decisiones.  Debe hacerse de forma periódica, a intervalos que el médico considere prudentes.  El cuerpo humano tiene gran capacidad de adaptación, y podemos llegar a tener mucha enfermedad sin haber tenido síntomas relevantes.

Lo mejor es consultar a un médico de su confianza que proceda, para efectuar un chequeo médico apropiado, y qué debe incluir.  Si conocemos nuestra condición médica real, evitaremos la enfermedad seria, esa que nos puede quitar nuestra independencia y nuestra capacidad funcional.

Redaccion

Somos el equipo que realiza la redacción de los artículos publicados en Tu Salud y Bienestar. Deseamos que puedas disfrutar de nuestras publicaciones para que tu día a día sea diferente siempre. Te invitamos a formar parte de la comunidad y comentar en nuestros artículos, estamos ansiosos por conocer tu opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba