Nutrición

Cheat Meal, ¿De qué se trata y cómo llevarlo a cabo?

Licda. Erika Castillo/Nutricionista


Cuando estamos iniciando un plan de pérdida de peso, tendemos a querer regresar a nuestros hábitos alimenticios anteriores, ya sea por ansiedad o por la “falsa” necesidad de consumo de grasas y azúcares, solamente porque ya estábamos acostumbrados. Es por eso que en muchos planes alimenticios se incluyen las famosas “cheat meals” o “comidas de trampa o libres”.

Pero antes de hablar si son necesarias o no, vamos a definir qué es una “cheat meal”. Esta se refiere a una comida donde se van a incluir alimentos que son ricos en carbohidratos y grasas, que están restringidos normalmente dentro del plan de pérdida de peso de una persona. Como su nombre lo dice, esta es una comida, no es un día, ni varias comidas al día, sino que debe ser una comida en la semana para que realmente se puedan cumplir los objetivos nutricionales de cada paciente y también poder calmar la ansiedad de consumo de azúcares refinados y grasas.

Esta comida usualmente es utilizada como “premio” por haber comido de manera saludable durante toda la semana, sin embargo, debemos de hacer notar que no debemos premiarnos con comida si estamos en un plan de alimentación. Hay muchas más maneras en las que podemos premiar nuestro esfuerzo, con algo que realmente deseamos, como “si perdí peso esta semana, me compraré una nueva blusa o un nuevo pantalón” o por ejemplo, “si perdí cierta cantidad de centímetros, tendré un día en que haré actividad física en un lugar de mi agrado”. Cuando vemos esta “cheat meal” como algo diferente a un premio, no nos causará tanta ansiedad y podremos beneficiarnos de ella sin alterar nuestro plan de pérdida de peso.

Entre los beneficios que puede llegar a tener esta comida libre semanal, se puede mencionar que va a mejorar tu estado de ánimo y bajar tus niveles de ansiedad, ya que los carbohidratos ayudan a elevar los niveles de serotonina en el cuerpo.

Además, saca a tu cuerpo de la normalidad con la que venía trabajando y así, en una comida trampa el cuerpo necesita incrementar el metabolismo para poder utilizar todas esas calorías extras que ingerimos, y se eleva la leptina, que es la hormona encargada de controlar el apetito y se disminuye la grelina, que es la hormona que lo estimula. Así que, en vez de ser contraproducente, permite que la pérdida de grasa sea más eficaz.

Recuerda que, al momento de consumir tu “cheat meal” se deben de tomar en cuenta ciertos tips para que sea beneficiosa para ti.

Debes de consumir mucha agua durante esa comida para mantenerte bien hidratado. Estas comidas tienen a tener altos contenidos de sodio por lo cual, si la haces un domingo y te pesas el lunes, tendrás peso extra, por la cantidad de sodio y la retención de líquido que te produjo esa comida. Así que ten en cuenta de no pesarte el día después de tu comida de trampa. Este peso de líquido lo irás perdiendo poco a poco en el resto de la semana, siempre y cuando te alimentes de manera correcta.

También deberás de cuidar los demás macronutrientes que consumas en ese día, como para poder “salvar” algunas de las calorías para ese momento del día. Quiere decir que no vamos a comer carbohidratos y grasas saludables por montón al desayuno o a la cena, sino que vamos a comer balanceado. Si tienes dudas de cómo poder balancear tus macronutrientes al día, pregúntale a tu nutricionista cómo debes calcular tus porciones o si no, que ella te calcule el día de tu comida trampa, para que puedas comer aún más tranquilo.

Otra parte importante, es que ese mismo día deberías de hacer ejercicio o si no, al día siguiente, para poder ir nivelando la pérdida de peso, y que no influya tanto el exceso en el consumo de calorías en esa comida.

Es importante tomar en cuenta que esta comida se te permite una vez por semana y no más que eso para poder cumplir tus metas. Una cosa es que hagas tu “comida trampa” y otra que te hagas trampa a ti mismo, “picando” todos los días más de algo y haciendo que tu pérdida de peso y grasa sea de una manera más lenta. Sé sincero contigo mismo y llénate de fuerza de voluntad para poder tener esta “recompensa” al final de la semana de la mejor manera.

Así que, el tener estas comidas libres, en vez de ser algo malo o que te hará ganar peso, al contrario, son beneficiosas para nuestro plan de pérdida de peso, nos ayudan a nivel metabólico y permitirán que puedas sobrellevar este proceso de una manera más tranquila y feliz. Recuerda que esto no es de un tiempo, sino que es un estilo de vida que debe volverse sostenible, así que de vez en cuando está bien salirse un poco del régimen alimenticio que tenemos y darle un poco de calorías extras al cuerpo y a tu vida.

Redaccion

Somos el equipo que realiza la redacción de los artículos publicados en Tu Salud y Bienestar. Deseamos que puedas disfrutar de nuestras publicaciones para que tu día a día sea diferente siempre. Te invitamos a formar parte de la comunidad y comentar en nuestros artículos, estamos ansiosos por conocer tu opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar