Bienestar

Lactancia materna Más allá de alimentar a tu bebé

Dra. Rocío Serrano
Ginecóloga y Obstetra


La producción de leche en los mamíferos es un proceso fisiológico normal que tiene lugar en el post parto. Históricamente la alimentación al pecho materno ha sido un punto clave para garantizar la salud y bienestar de los recién nacidos. A diferencia de otros animales, en el ser humano la lactancia es una construcción social, y depende del aprendizaje, creencias, valores, normas y condiciones socioculturales. Independiente de esto, para mi existe otra finalidad vital respecto a la lactancia materna: y es crear un vínculo afectivo con tu bebé, proporcionarle un ambiente de seguridad, brindarle sus primeras defensas contra el ambiente y realmente también será una ayuda en la economía familiar.

La leche materna tiene una composición óptima creada especialmente para tu bebé, según sus necesidades de crecimiento y alimentación, contiene grasas, minerales, vitaminas, proteínas, aparte de transmitir protección contra gérmenes, parásitos y microorganismos. No dudes que cumple con todas las necesidades indispensables para la salud y el desarrollo de tu bebé.

En el incio de la producción de leche materna, intervienen hormonas, durante el embarazo y el parto. Cuando acabas de dar a luz, lo primero que verás es el calostro, que es un líquido seroso y amarillo secretado por las glándulas mamarias durante el embarazo y los primeros días post parto, compuesto por inmunoglobulinas, agua, proteínas, grasas y carbohidratos. Al cabo de dos o tres días, se produce un cambio, y viene la subida de la leche, acompañada de inflamación, tensión mamaria, dolor y aumento de la temperatura.

La lactancia materna tiene beneficios para la madre

  • Reduce el riesgo de depresión post-parto.
  • Reduce el riesgo de anemia.
  • Ayuda a perder peso después del parto.
  • Facilita el vínculo con el bebé.
  • Previene el cáncer de mama, el cáncer de ovario y el riesgo de osteoporosis después de la menopausia.
  • Reduce el riesgo de padecer diabetes.
  • Puede aliviar el dolor de la cesárea.
  • Protege de la hipertensión en la menopausia.

Y también tiene beneficios para tu bebé

  • Reduce la probabilidad de alergias.
  • Ayuda al crecimiento físico.
  • Promueve al desarrollo intelectual.
  • Disminuye el riesgo de obesidad.
  • Reduce el riesgo de diabetes tipo 1.
  • Fortifica su seguridad.
  • Acrecentá lazos madre-hijo.
  • Evita la mortalidad por infecciones estomacales y diarrea.

El recién nacido durante las primeras horas tras el parto posee un fuerte reflejo de succión, que disminuye poco tiempo después, por el cansancio propio del parto. Motivo por el cual se recomienda el apego inmediato, que inmediatamente después del nacimiento, se coloque en tu pecho, tu bebé tiene la capacidad biológica e instintiva de supervivencia, tu bebé sabe succionar, y se empezará a forjar vínculo madre-hijo, vital para posteriormente seguir con una lactancia exitosa.

Para iniciar en el mundo de la lactancia, debemos informarnos durante la gestación, conocer los beneficios, para la madre, para el recién nacido y para el núcleo familiar. Esto ayudará a disfrutar cada momento que estés alimentando y nutriendo a tu bebé.

Cabe mencionar que la lactancia materna también tiene beneficios para la sociedad, como mejora la nutrición, previene mortalidad infantil, favorece al desarrollo cognitivo y a la educación, beneficia la economía, tanto familiar, así como el costo a nivel de salud pública. Y también aporta beneficios ecológicos para ayudar a nuestro planeta.

Recuerda que todas las mujeres somos diferentes, todos los embarazos y pospartos son únicos, cada bebé tiene sus propias necesidades, su propio ritmo y siempre nace una nueva madre con cada parto, así que debes de disfrutar esta etapa, puedes informarte con las diez claves de la lactancia materna, de la Liga Internacional de La Lactancia:

  • Amamanta pronto, cuanto antes mejor, busca un equipo que te ayude a lograrlo inmediatamente después del nacimiento.
  • Ofrece el pecho a menudo, día y noche, recuerda que tu bebé no tiene horario y estás amamantando a demanda.
  • Asegúrate que tu bebé succiona eficazmente y en la postura correcta.
  • Permite que el bebé mame del primer pecho todo lo que desee, hasta que lo suelte.
  • Cuánto más mama el bebé, mas leche produces, no necesitas más que a tu bebé y una adecuada hidratación.
  • Evita biberones de ayuda, esto podría afectar la succión de tu bebé.
  • Recuerda que un bebé también mama por razones distintas al hambre, el vinculo madre-hijo se hace cada vez más fuerte con cada toma, y le da un efecto de seguridad.
  • Evita el chupete.
  • CUÍDATE, necesitas alimentarte bien, hidratarte, tiempos de descanso físico, mental y emocional.
  • Busca apoyo, existen círculos de mujeres en el proceso de lactancia, asesoras de lactancia, Doulas, busca tu tribu, personas que te animen y entiendan que es un proceso fisiológico natural, que habrán muchos cambios acompañados por el post-parto.

Redaccion

Somos el equipo que realiza la redacción de los artículos publicados en Tu Salud y Bienestar. Deseamos que puedas disfrutar de nuestras publicaciones para que tu día a día sea diferente siempre. Te invitamos a formar parte de la comunidad y comentar en nuestros artículos, estamos ansiosos por conocer tu opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar